Impresión ink jet sobre papel de algodón, 26x20 cm., 2009

De la fijeza pétrea de una serie de cabezas esculpidas por egipcios y romanos, pertenecientes a una etapa de
la historia del arte cerrada y sin solución de continuidad, emana más de un aura y la persistencia de miradas
diversas que llegan hasta nuestros días como presencias inquietantes.

Por Eduardo Ainbinder